Entrada

26

feb

2015

Comenzar con un análisis financiero de nuestro negocio

¿Quieres comenzar a analizar tu negocio y no sabes como? Este puede ser tu punto de partida. Te doy algunas ideas para tener un mayor control financiero. Este será el primer post de una serie en el que trataremos puntos básicos a analizar en el negocio para que nos vayan dando pistas de la marcha del mismo.

¿Te has dicho alguna vez eso de «debería comenzar a ver eso de los ratios»?, pero resulta que no sabes ni por donde empezar. Voy a tratar de echarte una mano en ello. A lo largo de una serie de posts iremos hablando de ese análisis financiero y te daré algunas pautas. Te confieso que en este primer post no veremos ninguno de esos ratios o KPI (key performance indicator) como los llaman ahora, que para algunos son la panacea. Empezaremos con algo mucho más simple y de más sentido común, incluido algún que otro concepto (al final del post los tenéis).

En primer lugar quiero hablar sobre la utilidad del uso de ratios o de otras técnicas para analizar nuestro negocio. El objetivo de todo esto como ya comenté en la entrada del presupuesto (aquí) es saber donde queremos ir, por dónde vamos y ver si tenemos que cambiar algo para poder hacerlo a tiempo. De nada nos sirve hacer informes y gráficos periódicamente si después no vamos al fondo del asunto. El análisis correcto y en su momento, la periodicidad y sobre todo tomar las medidas correctoras llegado el caso es lo más importante.

En todo negocio podemos tener varias áreas a analizar como pueden ser: organización, económico financiero, comercial, industrial, factor humano, e incluso en estos tiempos, el área digital. La importancia de unas áreas u otras las va a dar las características de nuestro propio negocio. Sin miedo a equivocarme puedo afirmar que la económica financiera es la que con casi toda seguridad es común a todas las empresas por pequeña que sea. Nosotros, por ahora,  nos centraremos en aquel análisis que parte de la contabilidad, el económico financiero.

El primer paso para todo análisis siempre es que nuestra fuente de datos sea fiable. En el caso de la contabilidad es necesario que:

  • Apliquemos los principios contables (aquí) homogéneamente.
  • Tengamos unas valoraciones correctas (de esto hablaremos más adelante) de todas nuestras partidas.
  • Todas nuestras operaciones estén recogidas, es decir, no nos quede nada por contabilizar del periodo que estemos analizando.

Una vez comprobado esto procederemos a un primer análisis que consiste en ver que porcentaje representa cada masa patrimonial sobre el total del activo. Os damos unas consideraciones generales sobre lo que sería una  situación ideal pero siempre hay que tomarlas con reservas puesto que el tamaño de la empresa y el sector pueden afectar al análisis que se haga.

La primera de las columnas tiene bastante importancia y es básica en el análisis financiero. Es otra forma de ver y analizar el conocido Fondo de Maniobra (también llamado capital circulante). Como regla general podemos decir que el Fondo de Maniobra debe ser positivo. Podemos definirlo como la parte del activo circulante que es financiada con recursos permanentes. Si fuera negativo significaría que financiamos parte de nuestro exigible a corto plazo con activo fijo, lo que tarde o temprano podría llevarnos a una suspensión de pagos, a tensiones de tesorería, a un concurso o como quiera que lo llamemos, vamos, que no es buena idea.

Os doy las distintas fórmulas, en realidad, son todas lo mismo pero desde distintas perspectivas (es lo que tiene la doble partida en la que se basa la contabilidad):

Fondo de Maniobra = Activo Circulante – Exigible a corto plazo

Fondo de Maniobra = Capitales Propios + Exigible a largo – Activo Fijo

Fondo de Maniobra = Recursos Permanentes – Activo Fijo

Como ya hemos dicho eso de que sea positivo es una consideración general, puesto que en realidad lo que va a determinar su importe va a ser nuestro ciclo de maduración y ciclo de caja. Pero esto lo dejamos ya para otro momento y otro post.

Para ir terminando nuestro mini análisis de hoy comentar que analizar así un año o periodo aislado no sirve de nada. Para que nuestro trabajo tenga sentido es necesario compararlo para que de ese modo pasemos de un análisis estático a uno dinámico. Lo ideal sería hacer este análisis para 3 o 5 años e incluso si es posible para algún año previsional. Otro dato interesante sería poder compararlo con empresas de nuestro sector y de nuestro tamaño.

En otra ocasión seguiremos hablando de ratios, de cash flow y de análisis financiero, pero por ahora ya tienes tarea: calcula tu fondo de maniobra. Te doy las definiciones de los conceptos utilizados para que que sepas a que me refiero con cada uno de ellos. Es conveniente acostumbrarse a los distintos nombres que podemos encontrar y estoy segura de que me dejo alguno por ahí, pero nuestro sentido común nos va decir  de que nos están hablando.

Conceptos:

  • Total activo: Es el conjunto de los bienes y derechos de la empresa. Debe ser igual al pasivo.
  • Activo fijo: También llamado inmovilizado o activo no corriente. Los activos que están en la empresa más de doce meses (largo plazo) o de nuestro periodo de maduración si nuestro ciclo no coincide con el año natural.
  • Activo circulante: O también activo corriente. Los activos que están en la empresa menos de doce meses (corto plazo) o menos de nuestro periodo de maduración si nuestro ciclo es distinto del año natural. Se compone de existencias, realizable y disponible.
  • Realizable: Se define un poco por exclusión, esto es, lo que no es ni existencias ni disponible, por ejemplo clientes, anticipo a trabajadores y proveedores, todo lo que me deben en el corto plazo.
  • Disponible: Caja y cuentas corrientes bancarias, lo líquido, lo que no tengo que esperar para transformarlo en dinero.
  • Total pasivo: Las deudas y el capital propio (lo que pertenece a los socios).
  • Capitales propios: Incluye capital, reservas, resultados de ejercicios anteriores, subvenciones, en definitiva todo lo del pasivo que no sea deuda ya sea a corto o largo. Otros nombres que podéis ver son: recursos propios, no exigible o patrimonio neto.
  • Exigible a largo plazo: También pasivo no corriente. Son nuestras deudas a largo plazo.
  • Recursos permanentes: Capitales propios y exigible a largo plazo
  • Exigible a corto plazo: O pasivo corriente. La otra cara de la moneda del realizable, las deudas a corto plazo.

Si deseas que te ayude a analizar tu empresa o a montar un primer informe, ponte en contacto conmigo (en www.mercedesespinosa.com tienes los datos) y estaré encantada de poder hacerlo. Recuerda que si quieres mantenerte informado puedes seguirnos a través de nuestra newsletter y en las redes sociales. Espero vuestros comentarios y si os ha parecido interesante me ayudéis a difundirlo, que paséis un buen día.

Etiquetas: ,

27-01-2020

Informes contables básicos

Te cuento en este artículo cuáles son los informes contables que debes pedirle a tu contable todos los meses para controlar y conocer un poco más tu negocio.

07-09-2021

Conciliación bancaria: qué es, por qué hacerla y cómo.

Te cuento en este artículo qué es y por qué debes hacer una conciliación bancaria asiduamente. Hay pocas cosas en el trabajo administrativo que lleven tan poco y te aporten tanto.

08-06-2015

Sácale el máximo partido a tu Plan Contable

Hoy te voy a contar algunas ideas que puedes usar para estructurar tu plan contable para que te dé la mayor información y te sea lo más útil posible si tienes pocos recursos y no puedes recurrir a otro software más potente.

Dejenos un comentario

Los campos requeridos estan marcados con "*". Su email no sera publicado.